Cinco playas secretas que tenés que conocer este 2022

Si ya te propusiste este año empezar a conocer nuevos rincones del país, esta información te va a interesar mucho. 

Costa Rica tan solo tiene 51.100 km² pero sin duda guarda muchísimos secretos y paraísos que aún no conocés. Si te gustan los spots playeros más privados, tomar fotos increíbles para tu instagram y antojar a todos tus amigos, tenés qué hacerle check a estas cinco playas.

¿Te animás? Alistá maleta y #VamosATuristear

Playa Jicote, Cuajiniquil

Entre el Refugio de Vida Silvestre Junquillal y el Parque Nacional Santa Rosa, se encuentra esta maravilla de la naturaleza. Jicote, es una pequeña playa virgen que ofrece un escenario digno de ser admirado. Sus aguas son cristalinas, su arena blanca y un oleaje suave, casi como una piscina natural. Forma parte de Cuajiniquil y la rodea el Golfo Santa Elena. Para llegar a esta playa deberás tomar un bote desde Cuajiniquil y son pocos los tour-operadores que ofrecen este servicio. Así que si deseás ir a turistear por acá, recordá llevar tu bolsa de basura para no dejar ningún residuo en el lugar.

Playa Arrecife, Puerto Viejo

Limón nunca para de sorprendernos y para muestra un botón. Arrecife es un mar hecho piscina, es casi como vivir una de esas escenas de película de verano en una isla perdida, dicho sea de paso, no tenemos nada que envidiar. Para llegar a esta playa es mejor que le prestés atención a Waze o Google Maps, ya que no hay mucha señalización en la carretera. Una vez que llegués, deberás recorrer un sendero hasta ver esta increíble playa. Recordá que si llevás algo de comer, recogé toda la basura para no dejar nada en el lugar. Una vez que conozcás este sitio, querrás volver muchas veces ¡Te lo prometemos! 

Playa Punta Vargas, Cahuita

Punta Vargas se localiza dentro del Parque Nacional Cahuita y es otro de los spot privados que una vez en la vida debés conocer. Aquí encontrarás arena blanca bañada en aguas cristalinas. Uno de los atractivos de este sector es la caminata que tenés que hacer para llegar a la playa, durante el recorrido podrás disfrutar de animales como: monos, mapaches, pizotes y hasta perezosos.  Al ingresar al parque encontrarás: baños, duchas, zona de parqueo y área de camping. No olvidés preguntar por los tours de snorkel para apreciar peces de colores y corales.

Playa Posa Colorada, Península de Nicoya.

Esta playa se encuentra muy cerca de playa Quesera y del Refugio Nacional de Vida Silvestre Curú, así que anotalo para que aprovechés esta localidad y también visités estas atracciones. 

Posa Colorada es una playa diminuta, paradisíaca, con arena blanca y aguas turquesas. Es un spot perfecto para relajarse, tomar el sol y sin duda alguna actualizar tu Instagram. Por tratarse de un lugar más secreto, solo podrás llegar a través de kayak, ya que el sendero no está en óptimas condiciones. Durarás aproximadamente 10 minutos en kayak desde playa Curú.

Playa Rajadita, Guanacaste

Ahora nos trasladamos a Bahia Salinas, una playa pequeña, de difícil acceso y virgen. Para llegar hasta acá tendrás que ingresar por la orilla de playa Rajada en marea baja y pasar por algunas formaciones rocosas, tené esto presente y tomá todas las medidas de seguridad de la zona, aunque el oleaje es suave, es mejor que le consultés toda la información a los pobladores más cercanos. Aunque el camino es de tierra, la ruta está en condiciones aceptables para llegar en automóvil hasta playa Rajada, otra de las playas que no podés dejar pasar. 

¿Ya te imaginaste un picnic, una sesión de fotos o atardeceres de revista? Ya tenés 5 opciones para conocer nuevos rincones playeros y pasar un rato agradable con tus amigos o tu pareja. Recordá seguir las recomendaciones de seguridad del Ministerio de Salud y de cada zona que visités. No lo imaginés en fotos, mejor vivilo.

#VamosATuristear