¡Un fin de semana turisteando en el Caribe!

Limón

Aventura, naturaleza y cultura en un solo fin de semana

Después de una larga semana de trabajo no hay nada mejor que escaparse de la rutina y disfrutar algunas de las muchísimas bellezas que ofrece nuestro país.
En esta oportunidad nos fuimos al Caribe, una zona de exuberante belleza natural, gente linda y una gran oferta de actividades turísticas para el visitante.

Nuestro viaje empezó bien temprano en el centro de San José y con rumbo a la ruta 32.  A tan sólo 20 minutos de recorrido nos vimos rodeados de naturaleza virgen y vistas impresionantes.
Luego de atravesar el Túnel Zurquí y salir del Parque Nacional Braulio Carrillo hicimos nuestra primera parada en el Rain Forest Adventures Atlántico.

Lo primero que disfrutamos fue el teleférico del bosque lluvioso, el recorrido tardó un poco más de una hora, abordamos una especie de góndola, que por medio de un sistema de cables suspendidos nos desplazó por el bosque.

Es increíble poder admirar toda la variedad de especies que conviven en nuestros bosques, la paz y misterio que encierran estos mágicos lugares desde las alturas. Definitivamente es un tour que tenés que hacer.

Adrenalina pura

Nos preparamos para realizar el tour de canopy, en este lugar esta experiencia es muy popular por su cable de 700 m que te lleva a volar sobre los árboles y atravesar un río.

A pesar de que ya hemos realizado varios canopy tours, la combinación entre nervios y adrenalina nunca faltan, las vistas fueron espectaculares y sin duda alguna este canopy es uno de los mejores que hemos hecho.

Entre los numerosos tours que ofrece Rain Forest Adventures se pueden disfrutar de caminatas tanto de día como de noche en sus senderos, cuentan también con un ranario, mariposario, serpentario, restaurante, tienda de souvenirs y para los que quieren experimentar una noche en medio de la jungla también ofrecen el servicio de hospedaje.

Al terminar nuestro delicioso almuerzo continuamos con nuestro recorrido hacia la zona de Puerto Viejo, Limón un destino por excelencia en el Caribe costarricense.

En esta oportunidad nos hospedamos en el Hotel Villas del Caribe, este hotel se encuentra localizado al frente de Playa Punta Uva, cuenta con todas las comodidades para el disfrute de los visitantes, al estar situado justo frente al mar nos dio la oportunidad de disfrutar de la playa antes de dirigirnos al centro de Puerto Viejo a degustar un exquisito rice and beans con pollo.

Conocé más lugares que visitar en:http://vamosaturistear.com/turisteando-details.html?id=recpsOEFtNagnva77

Tour de chocolate

A la mañana siguiente gracias a ATEC (Asociación Talamanqueña de Ecoturismo y Conservación) pudimos visitar un tour de chocolate, pero uno muy especial, se trataba del Tour de Chocolate y Plantas medicinales de la familia de Catato López López en la reserva indígena Talamanca – Watsi.

Esta reserva se encuentra localizada a tan solo 20 minutos de Puerto Viejo, al llegar fuimos recibidos por la hija de Don Catato, Karina López que con mucho orgullo me saluda en su idioma natal el Bribri.

Después de conversar y esperar que Don Catato alistará todo para el tour, Karina trata de enseñarnos algunas frases en Bibri, las cuales nunca pudimos pronunciar correctamente.

De repente Don Catato llega y nos dice que ya podemos comenzar con el tour de chocolate pero primero nos iba a mostrar un poco de las plantas medicinales que tiene sembradas en la parte de atrás de su casa.

Poco a poco Don Catato nos va mostrando el uso que él y su clan le da a ciertas plantas y árboles. Aprendimos cómo usar unas hojas para hacer alfombras, qué tipo de planta se puede utilizar para limpiar una herida y cómo utilizar ciertas semillas como maquillaje.

Pasamos luego al lugar en donde procesan el cacao, Doña Vicky López (esposa de Catato) tomó el control del tour y nos llevó hacia un tipo de rancho donde tienen un fogón y unas cuantas semillas de cacao listas para mostrarnos el proceso.
A diferencia de otros tours de chocolate, Doña Vicky nos muestró un proceso que aprendieron desde muy jóvenes para su uso diario, no es algo que aprendieron para poder realizar el tour, es algo muy normal y que hoy en día se sigue haciendo en los diferentes clanes.

Una vez que terminó el proceso, Doña Vicky nos sirvió en una jícara (fruto del jícaro, de aspecto similar a una calabaza) pequeña el cacao procesado disuelto en agua y con un poquito de azúcar moreno. Este tour es uno de los más autóctonos y genuinos que hemos disfrutado.

Salimos de la reserva y nos dirigimos de nuevo al hotel, ya era tiempo de regresar a la capital.

Enterate de más información:https://www.ateccr.org/

Un fin de semana increíble donde en tan solo dos días pudimos admirar las copas de los árboles, sentir el viento en nuestros rostros al cruzar cada plataforma en el tour de canopy, disfrutar deliciosa comida, conocer como nuestros indígenas Bribris procesan el cacao y ser parte del proceso.

¡Costa Rica esconde miles de paraísos, de vos depende descubrirlos, animate y salí a turistear!